El cementerio de autos, en el patio de tránsito, donde la policía me brindó alojamiento.

Escribe un comentario con tus opiniones