viaje en bici sierras ecuador

APUNTES DE UNA PRINCIPIANTE

[Si tarda en cargar, paciencia: el post va cargadísimo de fotos. Maticen con algo de música, como esto

Hace cinco meses que estoy escribiendo sobre la bici: las ganas de salir, el miedo a lo que me va a costar físicamente, la felicidad adelanta de estar en la ruta, la emoción del cambio, la angustia por la soledad, la paz de las noches en pueblos perdidos, la certeza de que mil cosas van a pasar. Hasta la dibujaba en mis cuadernos: caminitos punteados con la bici recorriendo ese sube y baja. El 20 de julio, terminando el cumple de O., hicimos dos cosas: escribir en un papelito todas las cosas que queríamos dejar atrás en este nueva etapa y quemarlo, y escribimos cómo nos veíamos de acá a un mes, a tres meses, a un año y a diez años: escribí “3 semanas de pedaleo, mejorando y disfrutando”. No me acuerdo con claridad todo lo que escribí, pero sé que lo principal está pasando: mis ganas de dar ese paso final al veganismo (soy vegetariana hace muchos años) y ser consciente de mí y de mi entorno, es cada vez más fuerte. Y esa proyección del viaje en bici también se cumplió: estoy recuperando estado físico y disfruto cada segundo de pedaleo (aunque me duela el poto después de algunas horas).

el peor enemigo es tu cabeza liniers

Siempre.

Hace semanas que estoy viviendo el viaje en bici por adelantado. Hace semanas que vengo, principalmente, con dos ideas: las ganas incontenibles de largarme por un lado, y el miedo incontrolable por el otro. Me daba miedo el cansancio físico, miedo a no aguantar, miedo al hartazgo, miedo a querer tirarlo todo, miedo a no creerme capaz, miedo a pensar quién m&#*%a me mandó a viajar en bicicleta (sí, nadie más que yo). Cuando me fui a Kenia, a mis 19 años, los primeros días estuve así: no era capaz de hilvanar una oración de corrido en inglés, y no podía sacarme la idea de la cabeza: ¿por qué me había creído capaz? ¿Por qué había sobrevalorado tanto mi nivel de inglés? ¿Quién carajo me había mandado del otro lado del charco, cuando hay tantos TANTOS países que hablan español? ¿Por qué me había hecho la corajuda? ¿Por qué no me tomo un avión de vuelta y me olvido de toda esta locura? Hace tres semanas, presentía que los primeros días de viaje iban a ser igual: que iba a putear a la bicicleta y al universo por haber logrado que una empresa me auspiciara, que me iba a putear a mí por creerme capaz de semejante locura, que iba a llorar por tener que arrastrar la bicicleta a todos lados y no poder ni conmigo misma del cansancio, que me a putear por empezar a viajar en bicicleta después de prácticamente un año sin ejercicio (salvo algún que otro trekking, alguna que otra cicleteada y muchas caminatas por las ciudades) en Ecuador en la sierra en la altura en hasta 4000 msnm.  Sólo a mí se me ocurría.

Pero también sabía que nadie me corría, que no estoy en una competencia y que no tengo que seguirle el ritmo a nadie. Lo bueno de viajar sola es eso: que mi lentitud me la banco yo y nadie más. Que si voy a 3 km/h en subida en plena montaña y a las 10km/h en plano, no tengo que pedirle perdón a nadie por mi lentitud. Que si tengo ganas de quedarme a hablar con el señor que camina por la banquina y con la señora que me llenó la botella con agua y con los señores que se sentaron al lado mío mientras almorzaba, no tengo que negociarlo con nadie al tiempo “perdido”.

Es raro: cada día que pasaba arriba de la bicicleta, mis mente fluía en forma de notas mentales, de pensamiento concretos, de frases tipo declaratoria. Ni yo misma sé qué pasa por mi cabeza durante tantas horas de pedal. De repente pregunto qué hora es a alguien, y ya pasaron 2 horas desde que salí o que pregunté por última vez. ¿Dos horas? ¿Tan rápido pasó? No sé dónde estuvo mi cabeza. Sí, en alguno de todos estos pensamientos…

*
DÍA 1 | Tumbaco – algún lugar al sur de Quito (17 km)
Nota 1: Si en todo el viaje van a pasar cada tanto alguna dándome aliento así, me doy la vuelta al mundo.
Nota 2: A pesar del esfuerzo y de lo que me costó pedalear con tanto peso, estoy feliz. Me pone más feliz el recorrido que la distancia recorrida.
Nota 3: Preguntar dónde queda la casa cuando te inviten a dormir a su casa…
*
mapa tumbaco latacunga

A falta de GPS, odómetro y mapas complejos…

acampar viaje en bici ecuador

La primera noche, en el patio de una urbanización.

*
DIA 2 |Algún lugar al sur de Quito – Sangolquí (7 km)
Nota 4: Recordar que en subida la marcha más pesada NUNCA es la más adecuada (gajes…)
Nota 5: No necesito llevar comida como para una semana en un país donde hay kioscos y restaurantes por todos lados.
*
El cementerio de autos, en el patio de tránsito, donde la policía me brindó alojamiento.

El cementerio de autos, en el patio de tránsito, donde la policía me brindó alojamiento.

DÍA 3 Sangolquí – Latacunga (80 km)
Nota 6:  Contrato un elfo para llevar sentadito atrás, y que me haga masajes cada noche. Las piernas es lo que menos me duele. Si me quiere cocinar no me quejo. Ofrezco transporte, alojamiento y comida. Si sabes de alguno, pasenle mi contacto.
Nota 7:  Necesito un barbijo, el smog de los autos y los camiones me está haciendo tragar más humo que si hubiera fumado por los últimos diez años…
Nota 8:  Señor camionero, ¿no me vio y a la vaca sí? ¿Por me pasó a 50 cm si tenía dos (¡dos!) carriles libres para correrse
Nota 9: Necesito un odómetro. ¿Alguien que me done/deje a buen precio/preste uno? Nunca tengo idea cuántos km hago ni a qué velocidad voy y por ende…
Nota 10:  tampoco nunca sé dónde estoy. Necesito un mapa o un GPS. Ayer de repente vi un cartel que decía “Machachi 5km” y yo pensé que me quedaba el triple.
Nota 11: Si en tres días ya tengo estos moretones, no quiero imaginarme lo que serán mis piernas a final de año…
*
siembra panamericana ecuador

Sembrado al lado de la Panamericana.

*
DÍA 4 Latacunga – Casa Quemada (30 km)
Nota 12: Lo bueno de que haya tantos camiones es que el vientito 1) te refresca y 2) te da un empujón.
Nota  13: No me matan las subidas, sino la altura: 2 km/h en altura y 5 km/h en plano debe ser mucho. Espero no quedarme con los pulmones en las manos.
Nota 14: Estoy segura que si un OVNI estaciona en el patio de sus casas, estarían menos sorprendidos que conmigo…
*
leyenda casa quemada comunidad sierras ecuador

Después de que me pidieran que les leas la leyenda del cóndor enamorado en inglés, ella se puso a leerlo en español.

casa quemada comunidad sierras ecuador

nena casa quemada comunidad sierras ecuador

casa quemada comunidad sierras ecuador

llamas casa quemada comunidad sierras ecuador

Las llamas aparecieron, a la mañana siguiente, en la misma posición, siempre mirando al cielo.

nenas casa quemada comunidad sierras ecuador

Las nenas, sentada sobre lo que iba a ser mi cama, en la casa donde me hospedaron en Casa Quemada.

casa quemada comunidad sierras ecuador

Rosa, preparando la cena, sentada sobre bolsas de papa.

dibujando casa quemada comunidad sierras ecuador

Dibujando en mi cuaderno.

*
DÍA 5 Casa Quemada – Apahua (43 km)
Nota 15: SE PUEDE. Se puede llegar pedaleando a los 4 000 msnm aunque haga un año que no hacés nada.
Nota 16: Un día me voy a caer por colgarme viendo el paisaje.
Nota 17: Tengo un problema: no veo los semáforos. Sencillamente, no los veo.
Nota 18: Todavía no diferencio los bocinazos de “cuidado nena”, “fuerza piba”, y “correte que paso”
Nota 19: Preguntas frecuentes: ¿y vas solita? ¿A dónde vas? ¿Y no tiene miedo? (sí, me tratan de usted)
*
*
sierras ecuador
casa sierras ecuador

casas sierras ecuador

ruta sierras ecuador

El camino andado y subido.

camino sierras ecuador

siembra sierras ecuador

¿Los ven sembrado?

paisaje sierras ecuador

viaje en bici sierras ecuador

Llegando a Zumbahua

apahua comunidad sierras ecuador

La casa de la familia en Apahua que me hospedó.

se puede proyecto calco

Cuando llegué a Apahua, no pude más que pegarle esta calco. Si querés, SE PUEDE =)

atardecer sierras ecuador

El atardecer, desde la casa donde me hospedaron.

nenes sierras ecuador

Kevin, uno de los nenes de la familia, con el perro

nenes comunidad ecuador

Kevin y Bertha

nenes comunidad ecuador

mas natura proyecto calco

Cada uno me anotó en mi cuaderno la frase en kiwcha y por qué la habían elegido.
“Pachamama: me gusta la naturaleza y la amo mucho” Bertha

gracias vida proyecto calco

María Florinda anotó en mi cuaderno: Yupaychani kawsashkamanta (es lo que entiendo de lo que escribió, y me aclararon que ellos no hablan el kiwcha correcto). “Porque gracias a la vida experimento cosas y comparto momentos alegres con mi familia, amigos. Que gracias a la vida puedo vivir, sonreir, jugar, estudiar; si tengo vida comparto un momento muy agradable”.

confia proyecto calco

“Sakina: la confianza es muy buena, si tu confías en alguien puedes salir adelante con esfuerzo y logros”. Kevin

 

DÍA 6 Apahua – La Maná (53 km)
Nota 20: Si te encanta un pueblo en medio del camino, y encima encontrás gente buena onda que te habla, quedate.
Nota 21: Creo que cuando tenga 50 años recién voy a darme cuenta lo que estoy haciendo.
Nota 22: Le tengo más miedo a los perros (de que me muerdan) que a los camiones (de que me lleven por delante).
*
Abajo, las ovejas y los campos de cultivo de la familia que me hospedó en Apahua.

Abajo, las ovejas y los campos de cultivo de la familia que me hospedó en Apahua.

bici ecuador
bajando a la costa ecuador
pueblos sierra costa ecuador
pueblos sierra costa ecuador
pueblos sierra ecuador

El camino que me esperaba.

pueblos sierra machuca ecuador

Lo andado, después de salir de Machuca.

machuca ecuador

Hermosas las casas de madera… pero una noche de tormenta, juro que esas maderas deben crujir cual película de terror.

machuca ecuador

bici ecobike ecuador*
DÍA 7 La Maná – Pichincha (87 km)
Nota 23: A mí me pasa todo esto por no creer en Dios. ¿O es normal que la gente te bendiga en medio de la calle con una mano en tu frente, ore por vos afuera de un templo tomados de la mano, que te quiera regalar la biblia?
Nota 24: No soy gringa. #BastaPorFavor No me griten gringa, no me digan hello, no me llamen americana. Cómo sería si fuese rubia…
Nota 24: Me fui de la sierra y se les fue la timidez a los hombres: cada vez que le digo “hola” a un tipo que me cruzo en la ruta, es inevitable recibir de vuelta un piropo en un tono bastante poco agradable. Estoy considerando dejar de saludar…
*
ruta ecuador
viaje en bici ecobike ecuador
*
bici ecobike ecuador
*
DÍA 8 Pichincha – Sosote (63 km)
Nota 25: El medidor de velocidad no me registra. O soy transparente, o o voy demasiado lento.
Nota 26: Pregunta irrespondible del viaje: ¿Y por qué no tenés novio? (enserio, ¿qué respuesta esperan?)
Nota 27: Mientras siga visitando a la policía con la única razón de buscar alojamiento, van mis mejores amigos viajeros.
Nota 28: Me tienen las pelotas hinchadas con lo de “allá en peligroso”. En serio, basta. No puede ser que cada vez que mencione que voy a la costa, me salten con eso. ¿No tienen nada bueno para decirme?
Nota 28bis: Y cuando a eso se suma lo de “el camino es duro”, “noo, es mucho para hacer en bici, es fuerte”, terminan de cansarme. Lo peor es de que viene: de tipos de 120 kg que se agitan si van a comprar el pan a la esquina (confesado por ellos mismos)
Nota 29: Ranking de nuevas preguntas/afirmaciones tontas frecuentes: “¿Y qué pasa si se te gastan las llantas?” (gente que se preocupa por pavadas… ¿y qué pasa si se te pincha la rueda de tu auto?) “¿Y tuviste novio ecuatoriano? ¿Y cómo así?” (ante mi “no” de respuesta: ¿acaso existen razones preestablecidas?) “Ahh, con razón hablás tan bien español” (mmmm sí, por la misma razón que vos hablás español: porque es el idioma de mi país) “¿Y no te cansás?” (¿Y vos qué creés?)
Nota 30: NO soy millonaria, NO me mantienen mis papás, NO recibí una herencia. Trabajo, aunque diferente, como todo el mundo.
Nota 31: Dormir en cuarto compartido (nueva noche en un UPC) me hace acordar a mi tiempo en Chile. Y a mi infancia.
*
paisajes ecuador
arboles ecuador

Paisajes que, para mí, siguen siendo raros…

paisajes ruta ecuador

arrozales ecuador

Arrozales a la vera del camino.

*
DÍA 9 Sosote – Manta (39 km)
Nota 31: QUÉ calor POR favor. Ens1: no me jodanerio. Ya lo sé, nada me viene bien. Si hay subidas porque hay subidas, si hace calor porque hace calor, si hace frío porque hace frío.
Nota 32: No me jodan: la sierra es montaña, y la costa, sierra.
Nota 33: Los ecuatorianos no saben: 1) medir distancias 2) no juzgarse (sobre todo en la riña sierra-costa) 3) respetar reglas (de tránsito, de convivencia, de cuidado al medio ambiente)
Nota 34: Me teletransporté a la sabana africana (con palmeras incluidas)
Nota 35: Después de tres días seguidos pedaleando, tengo el traste como un mandril
Nota 36: Odio bañarme con agua fría. Incluso en días de calor.
*
manta puerto

Ahhh llegué al mar.

 

Y aunque hace meses que pienso en la bici, que escribo de la bici, que veo la ruta con “ojos de bici” (esa sensación de mirar cada subida, cada bajada, cada potencial espacio para acampar), hace sólo dos semanas que, recién, empecé a pedalear. Dos semanas de viaje y nueve días de pedaleo.  Todavía soy una principiante.

Acerca de 

Cuando hice mi primer viaje de mochilera a los 18 años entendí que viajar era mucho más que algo que quería hacer sólo quince días al año. Cuando, dos años después, hice un voluntariado en Kenia, me di cuenta que aportar un granito de arena era algo que no podía dejar de lado.

Desde 2011 viajo y escribo en este blog: para compartir, para mostrar, para aprender, para entender. Escribo porque me gusta, porque lo necesito y porque es mi trabajo para seguir viajando.