voluntariado mompiche ecuador cestos de palmera

VIAJAR DE OTRA FORMA: VOLUNTARIADOS

Una pregunta que me suelen hacer mucho, a veces hasta con vergüenza, es de qué vivo. La respuesta es sencilla: me gané la lotería sin haber comprado ningún billete (eso sí que es suerte, ¿no?) así que ahora me dedico a gastar todos esos miles viajando por el mundo.

Mentiiiiira, ¿realmente creen que hay gente viajando así? Cuentenme, porque todavía no me crucé a ninguno así. La verdad de la milanesa, es que todos viajamos porque: 1) trabajamos, ahorramos y nos vamos o 2) trabajamos durante el viaje para poder seguir viajando (aunque, reconozco sin ningún pesar, que los primeros viajes -Kenia, el pasaje a Europa- me los pagaron mis papás, y no me da vergüenza en absoluto: algunas minas piden las lolas, otros padres les regalan un auto a los hijos cuando se reciben; a mí me ayudaron con mi sueño: poder viajar).

Cuando de pensar en viajar por largo plazo se trata, parece que se nos queman las neuronas. ¿De qué voy a trabajar viajando? ¿Cómo es posible moverme y laburar a la vez? ¿Si acá soy [completar con lo que corresponda], cómo voy a hacer para hacer plata si me muevo de un lado a otro?

Una de las cosas a tener en cuenta es cómo queremos viajar: si a velocidad relámpago haciendo 6 países en 2 meses o a ritmo lento involucrándonos en cada lugar, si tenemos planes y fechas fijas o si nos dejamos llevar con el viento.

Aunque ahora viva de escribir (para un par de medios digitales e impresos y con la venta de mi libro), tres de mis viajes (este incluido) los hice, total o parcialmente, haciendo voluntariado. Cada uno fue diferente: en lo que hice, en cuánto duro, en por qué lo hice, en qué recibí a cambio, en cómo lo conseguí…

Y siempre convino el voluntariado con mi trabajo.

Y cuando hago voluntariado, nunca dejo de escribir =)

Para mí no sólo fue la oportunidad de vivir por un tiempo más largo en algún lugar, sino la posibilidad de trabajar día a día con la gente (lo cual es muy MUY diferente a cualquier otro tipo de interacción, por más CouchSurfing y restaurantes locales que uses), aportar mi granito de arena en muchos casos, aprender y enseñar, generar redes, conocer otra parte de su idiosincracia y, por supuesto, reducir mis gastos para poder viajar más.

Un tema es para vos la definición de voluntariado. Aunque muchos la asociemos a voluntariado=trabajo social para gente realmente necesitada, hoy en día la definición (o por lo menos las posibilidades) son mucho más amplias. Básicamente, es trabajar a cambio de algo (casa y/o comida en general), donar algunas horas tuyas, tu habilidad o conocimientos para ayudar a alguien. Puede ser en una reserva ecológica, en un hostel, en una casa común y silvestre, es una fundación, en una ONG, en un bar. Vos elegís qué querés hacer. Lo bueno es que hay para todos los gustos.

be the change you want to see in the world

Tu voluntariado puede ser o no social, eso depende de vos. El impacto, está siempre que vos quieras =)

Además, está el otro punto: ¿es gratis o hay que pagar? Suena medio ridículo, pero sí, muchas veces piden un pago para hacer el voluntariado. Yo personalmente no estoy de acuerdo en pagar para trabajar (en Kenia me pagué todo, pero lo encuentro diferente a tener que pagar 35 USD por día, como me han pedido e algunos lugares en Ecuador. No es ni por asomo lo que gasto por día, ¿voy a pagar eso  y encima trabajar 6 horas al día? Ni loca), pero muy distinto es pagar una suscripción para acceder a la base, que es el financiamiento que tienen muchas organizaciones o páginas web para poder brindar ese servicio.

¿Tenés ganas de irte de viaje? Chusmeá un poco y fijate cuál es la mejor que se adapta a vos.

* AIESEC

OBVIO que la voy a poner primera. Llevo a AIESEC en mi corazón for ever and everMe cambó quién soy, qué quiero hacer, fue un antes y un después. AIESEC es una organización sin fines de lucro, hecha por y para estudiantes (sí, no hay señores adultos que nos dirijan, somos nosotros los que decidimos todo todo todo), cuyo objetivo es desarrollar el liderazgo (y diría yo, todas las habilidades blandas que una persona necesita). La misión de AIESEC es ser una plataforma internacional para que los jóvenes descubran y desarrollen su potencial para generar un impacto positivo en la sociedad. Entre otros reconocimientos, la UNESCO la reconoció como la mayor organización de estudiantes universitarios, presente en 113 países y territorios, y con más de 86 000 miembros.

voluntariado kenia

Con mis alumnitos de la clase de matemática.

Entré en AIESEC en Córdoba en 2008, cuando estaba en mi 2° año de la universidad. Desde ese momento, hice de todo: estuve a cargo de la llegada de los trainees (los chicos de intercambio) y de preocuparme por ellos durante su estadía, estuve en la organización de congresos y a cargo de procesos de selección (tanto en la logística como en las entrevistas; el día que rendí el final de Recursos Humanos en la Universidad, todos los ejemplos que puse fueron de AIESEC y me saqué un 10), me fui de intercambio a Kenia dos meses, estuve un año a cargo del área de Intercambios Salientes en Córdoba (así que me encargué de mandar a muchos chicos afuera, a lugares como Hungría, Indonesia, Filipinas, Guatemala, Mozambique, USA, Brasil, Uganda y más…), me fui a Turquía de intercambio en medio de mi viaje de cinco meses por EuropaTurquía y Egipto y me fui a vivir a Chile, desde donde trabajé a cargo del área de Desarrollo de Proyectos Sociales para Argentina, Chile y Uruguay. Todas las experiencias increíbles. Además, durante este viaje, en mis primeros meses en Bolivia seguí trabajando con los chicos de AIESEC en Bolivia, dando capacitaciones, charlas y ayudándolos en todo lo que necesitaban.

voluntariado turquia

Con algunos alumnos de las charlas culturales en Izmir, Turquía.

AIESEC tiene dos programas: Talentos Globales y Ciudadano Global. Talentos Globales ofrece una experiencia de desarrollo profesional en empresas de diferentes sectores en el exterior, mientras que Ciudadano Global ofrece oportunidades para desarrollar habilidades de emprendimiento, sensibilidad cultural y responsabilidad social a través de ONGs y proyectos educacionales.

Para ser parte de AIESEC, tienen que inscribirse desde la página web de su país de residencia, hay que pasar un proceso de selección y, una vez dentro, pagar un fee para poder acceder a la base de organizaciones que reciben gente. Se paga la mitad al ingresar a AIESEC, y la otra mitad antes de irte de intercambio.

Las prácticas de AIESEC duran de 6 a 8 semanas, y pasar el proceso de selección para tener la confirmación de tu voluntariado puede llevarte hasta dos meses. Durante la práctica no se percibe un salario, pero se asegura casa y comida (a veces, el transporte desde y hacia el trabajo también). AIESEC permite realizar dos o más prácticas de forma continua, dentro de dos o más países (mínimo 6 semanas en cada práctica). Los requisitos principales son ser estudiante terciario/universitario o tener menos de dos años de graduado, y tener entre 18 y 30 años (y saber inglés si te querés ir a un país donde no se hable español).

Y esto es todo lo que puede pasarte de intercambio con AIESEC…

* MovingWorld

Me suscribí hace algún tiempo, y la verdad que las ofertas que llegan son muy tentadoras: proponen donar tus habilidades profesionales en organizaciones sociales a cambio de alojamiento (y a veces, otros beneficios). La duración del voluntariado varía según los requisitos de la organización: algunos piden por un mes, y otros hasta 2 años. No están todavía en muchos lugares, pero las ofertas me parecen geniales, igual que su misión: conectar gente que quiere cambiar el mundo, con organizaciones que lo están haciendo.

Las oportunidades pueden verse entrando al sitio web, y para poder acceder a ellas hay que registrarse (99 USD la más barata, con acceso por un año).

United Nations Volunteer 

¿Quién no conoce a la ONU? Y cuántos no habremos soñado con viajar por el mundo haciendo trabajo social “importante”. Desde asistencia sanitaria y desarrollo económico, hasta ayudar después de los desastres naturales, la ONU ofrece puestos para los que quieren marcar la diferencia. Aunque muchas posiciones están abiertas sólo a profesionales experimentados, la ONU cuenta con enlaces a cientos de organizaciones no gubernamentales y ONGs internacionales que están en busca de ayuda en campos similares de forma menos formal.

Trabajar por el mundo

La página en realidad tiene info súper completa: guías para trabajar como traductor o guía de turismo en otros países, ofertas de becas, cursos, info sobre Work and Travel, ofertas de empleo en diferentes áreas (desde finanzas hasta medicina, pasando por pilotos y profesores). Pero lo que me parece más interesante, es la sección de voluntariado, donde tienen listados de organizaciones por países, y también postean vacantes que se abren. Más que recomendable si están yendo a un país específico donde saben que quieren hacer voluntariado, y tienen tiempo para ver opciones.

* Haces falta

Una página de acción social, que ofrece voluntariados y trabajos en ONGs, en ámbitos tan variados como adicciones, minorías étnicas, medio ambiente, asilo y refugio, protección animal, consumo responsable y deiversidad sexual. Hay oportunidades en todo el mundo, con diferentes requisitos de involucramiento. Lo interesante también es que las oportunidades son par aquellas profesiones que muchas veces no encuentran cabida en otros sitios: médicos, fotógrafos, farmaceúticos, fisioterapeutas, psicólogos, abogados, veterinarios, profesores. Te podés suscribir al newsletter para que te lleguen las oportunidades nuevas.

WWF 

Otro que no usé nunca, pero del cual escuché muy buenas experiencias: WWOOF es el acrónimo de World Wide Opportunities in Organic Farms (Oportunidades de voluntariado alrededor del mundo en granjas orgánicas), una red que permite que jóvenes mayores de 18 años puedan trabajas en casas sustentables, granjas, huertas o ecoconstrucciones a cambio de casa y comida.

El movimiento nació en 1971 en Gran Bretaña, cuando Sue Coppard (que por ese entonces trabajaba de secretaria en Londres) empezó a organizar, junto con amigos, escapadas de fin de semana a granjas orgánicas en las que el trabajo con la tierra les permitía un respiro de la vida de la ciudad.

voluntariado en cusco valle sagrado

No es WWF, pero sí que trabajamos la tierra…

Para ser parte, hay que inscribirse en el sitio de WWF correspondiente al país al que se desea ir, pagar la membresía (que varía según el país) para poder postular a las granjas. 

Workaway 

Lo bueno de este sitio es que tiene de todo: voluntariados en hogares, en hostels, en casas, en fundaciones, en reservas ecológicas, en granjas. Y en todos lados: en Argentina, en Ecuador, en Islandia. Hasta vi una oferta de voluntariado en Galápagos. (chau, ahora todos dejaron de leer para ir a buscarla)

Para poder acceder a todas las ofertas, simplemente hay que entrar al sitio y buscar por los filtros que queramos. Para poder contactarnos con los host, sí, hay que pagar: son 22 euros por dos años (nada mal, ¿no?), o 29 euros por una pareja (amigos o novios).

voluntariado mompiche ecuador

La casa donde hicimos el voluntariado

voluntariado mompiche ecuador cestos de palmera

En la clase de cestos de hojas de palmera.

Nunca lo usé directamente, pero resulta que, por ejemplo, en Cuzco, trabajé dos días en un bar, y el chico inglés que estaba ahí, había llegado a través de la página. Tenía un lugar donde dormir y comida todo el día. En Mompiche llegué a una casa que me recomendó otro argentino; como no había lugar, la mujer me mandó de una amiga que también necesitaba ayuda, y el otro día la vi en la página de workaway.

* HelpX 

Como WorkAway, es un sitio donde se listas hosts que buscan un par de manos extras, ya sea en granjas, escuelas, casas de familia, hoteles, centros comunitarios o proyectos varios. Tiene un costo de 20 euros por dos años para poder contactar a los hosts, pero a cambio de algunas horas de trabajo, te dan casa y comida.

* Volunteers Base 

Muy parecida a WorkAway y HelpEx, pero gratis. Los host listan los proyectos en los que necesitan ayuda, y los voluntarios se ponen en contacto: hay proyectos tan variados como agricultura, construcción, hostales, enseñanza de idiomas, cuidado de casas, trabajo comunitario, artes y artesanías, servicio de limpieza, etc. No hay tantas oportunidades como en las otras pero es entendible: es nueva. Sólo es cuestión de que siga creciendo.

* Helpstay

Otra plataforma que contacta viajeros y anfitriones. Hay granjas, centros de arte, eco-aldeas, hostels, viñedos, ranchos, escuelas, monasterios y kibutz que buscan un par de horas de ayuda, ofreciendo alojamiento y comida a cambio.

* Staydu

Según leí por ahí, una mezcla entre los clásicos: Couchsurfing,HelpXWwoof y AirBnB. Esta red, aunque no es exclusivamente de voluntariado la pongo porque permite intercambiar alojamiento por trabajo, por plata o gratis. O sea, el que te hospeda puede pedir lo que quiera (o no) a cambio. Nunca la probé, ¿alguna experiencia por ahí?

Idealist 

Tal como dice la página, su misión es conectar personas, ideas, organizaciones y recursos de todas las maneras posibles, y construyendo una red global de personas que comparten esta visión. Por eso, es mucho más que una página con oportunidades de voluntariado: ofrece pasantías, empleos, capacitaciones, proyectos, e incluso algo de info. Para buscar oportunidades de voluntariado, te permite filtrar por área (educación, cooperación internacional, capacitación laboral, salud, etc.), por el tiempo que querés dedicarle (en duración y en dedicación semanal, qué días de la semana y en qué momento del día) y ciertos otros parámetros. Al funciona como conectatores, no cobran fee para acceder a la base, sino que proveen la info necesaria (mail, web) para que el interesado se contacte.

WorldPackers 

¿Te gusta la vida de los hostels? Ésta es tu solución: ser recepcionista, bartender o guía de turismo.

Nunca he usado el sistema, pero en Huanchacho tuve una mini-experiencia: un día le ofrecimos a la dueña limpiar el hostel a cambio de una noche de alojamiento. A las 8am estabamos baldeando todo, y a las 10am ya estábamos desayunando. Fin de nuestro día laboral. (No te confíes, en general los voluntarios para hostels suelen pedirlos por mínimo dos semanas, pero nunca está de más preguntar =))

* La Trueca

¿Cuáles son tus habilidades? ¿Sobre qué sabés? Si sos artesano o malabarista por ejemplo, ¿no se te ocurrió salir del semáforo para, por unas horas, enseñarles a otros cómo hacerlo? Si sabés bailar, ¿creés que a nadie le interesaría aprender? A lo mejor hace años escalás, y podrías enseñarles a otros. O, no sé, seas profe de yoga o pilates, o sepas mucho sobre meditación, o sabés hacer mandalas, o seas ilustradora o pintora, o sos una genia maquillando, o sos bilingüe y podés enseñar un idioma, o sos especialista en algún tipo de cocina (vegetariana, asiática, macrobiótica, fast food), o sepas sobre masajes o reiki o reflexología, o tenés las clases para un emprendimiento, o sos fan de la jardinería… No les voy a poner todas las opciones: vos sabés qué sabes hacer, qué te apasiona, qué sos bueno enseñando. 

talleres la trueca

Estas son cosas que te podés encontrar (o hacer) con La Trueca.

Lo bueno de La Trueca es que puede ser una charla, un taller, una serie de clases (capaz que clases de tango son mejores que una), y que tu pago… es lo que vos quieras. Sí: un abrazo, un libro, clases de teatro, una comida local, una bolsa de frutas, un kilo de arroz, una cerveza, algunas verduras. Lo que quieras (con moderación, ¿no?).

El sábado dimos con Nico, una amiga ecuatoriana que me hospeda en Quito por estos momentos, una charla llamada “La ley de la atracción y los viajes”. Ella cree tanto en esa ley, que la tiene tatuada en su muñeca derecha, junto con la Torre Eiffel, a donde quiere va a ir el año próximo, así que contó como funciona e hicimos un ejercicio de visualización. Yo, por mi parte, conté cómo el creer firmemente en mis sueños, y en saber que iba a hacerlo (no que simplemente quería) (la importancia de las palabras, eh!) me llevó a donde estoy hoy: viajando como forma de vida, escribiendo como trabajo, y con un proyecto hermoso en puerta. ¿Saben qué? Pensamos que no iba a ir nadie: teníamos apenas dos confirmaciones. ¿Saben cuántos fueron? 19 personas. Y, a cambio de la charla, nos dejaron cuadernos (¿alguien quiere?), bolsas con bananas y manzanas y naranjas y granadillas y uvas, nutella, tres chocolate amargo, dos clases de yoga que tenemos pendientes, una campera impermeable. ¿Por qué nos llevaron eso? Porque eran algunas de las cosas que habíamos pedido. Entonces, en vez de pagar por haber aprendido, das algo a cambio. ¿No es genial?

la trueca

Esta era la invitación a nuestro taller

Todavía no está en muchas ciudades (vamos, pónganse las pilas y ábranlas en donde están!), pero les cuento que yo lo postié en CouchSurfing y varios se prendieron desde ahí. Entonces, lo que pueden hacer es tomar la idea y usarla mientras viajan, esté o no la comunidad de La Trueca, y usar medios como Face y CS (y papelitos pegados por ahí, por qué no) para difundirla.

* MÁS INFO

1. CouchSurfing

No, no me confundí. La pongo en la lista por el simple hecho de que pueden usarla para preguntar. Al fin y al cabo, CS es una red, y como tal, hay que aprovecharla para los contactos. ¿Estás yendo a un país/ciudad de donde no encontrás nada (o nada que te guste) para hacer voluntariado? Simplemente entrá a los foros y preguntá, seguro alguien aparece para ayudarte =)

voluntariado cusco valle sagrado

El grupete pintando.

El voluntariado que yo hice en el Valle Sagrado -que fueron de los días más memorables de mi viaje- lo conocí gracias a un chico de CouchSurfing que me hospedó en Cusco.

2. Internet y amigos

Y, sí: buscando se encuentra. ¿Querés algo en específico? Preguntá. Nadie nunca mordió a nadie por preguntar. Entrá a foros, hablá con otros viajeros, googleá, preguntá en el lugar donde te interesaría hacer voluntariado (aunque no lo tengan como propuesta). Hoy en día todo está al alcance de un click o de una pregunta. Hablando con una rusa me contó sobre un voluntariado en una comuna orgánica (y encima, vegana) (láaaaastima que no pude ir, me quedé con todas las ganas, estaban llenos) al norte de Ecuador. En Ambato, conocí un mendocino que me contó del voluntariado que hizo en Mompiche, que me llevó al que hice yo. Lo de Huanchaco, aunque decía que el voluntariado era por varias semanas, preguntamos si podíamos hacerlo por un día.

 

PARA TENER EN CUENTA

1. Hacer voluntariado no es estar de vacaciones: en general hay que cumplir horarios y objetivos de trabajo, y si hacés trabajo de granja o construcción, puede ser bastante duro.

2. Si sos flexible con fechas y lugares, es más fácil improvisar en el camino. Pero si tenés un tiempo limitado, organizate con mucha anticipación, porque suelen tener cupo de voluntarios y fechas de ingreso y permanencia.

3. ¿Cuánto tiempo querés/podés quedarte? Tené en cuenta que la mayoría pide un mínimo de estadía: los hostels a lo mejor dos semanas es suficiente, pero cuando el involucramiento en mayor (en proyectos sociales), o tenés que aprender tu trabajo (en granjas), en general te piden mínimo un mes de estancia. Hablalo siempre.

4. Pensá qué tipo de trabajo querés hacer (y tus gustos): ¿querés trabajar en una granja? ¿Con animales? ¿Con niños? ¿Poner en prácticas tus estudios? ¿Aprender algo nuevo? ¿En la naturaleza o en una ciudad? Pensá que si sos vegetariano, posiblemente un lugar donde el trabajo sea hacer embutidos no va a ser la mejor opción (yo no podía ni siquiera ordeñar vacas por ejemplo…) ¿Sos profe de un idioma y querés poner eso en práctica, o preferís salirte un poco de tu área para conocer sobre otra cosa? ¿Querés que sea un trabajo intelectual o más “de campo”? Además, ¿te motiva aprender algo nuevo o simplemente estás buscando poder viajar más sin gastar tanto?

5. ¿Querés convivir con otros voluntarioss o hacer la experiencia solo?  Hay anfitriones que aceptan sólo un voluntario por vez y otros que aceptan hasta quince, por lo que si este punto te preocupa, cercionate de averiguar.

6. Dormir + comida: Podés llegar a un lugar donde cuentes con un espacio propio o te puede tocar dormir en carpa. Informate bien para no llevarte sorpresas y caer sin siquiera una bolsa de dormir. Lo mismo con el tema de la alimentación: asegurate de saber si te van a dar o no la comida, cuáles serán y qué días (si sólo los de trabajo o todos). Además, si tenés algún tipo de dieta en especial (sos vegatariano/vegano/celíaco) hablalo antes con la persona a cargo, para saber qué esperarte.

7. Carga de trabajo: ¿cuántas horas por día vas a trabajar? ¿Qué días tenés libre? Averiguá si es por rotación o siempre son los mismos días (en muchos lados, que sea fin de semana nada tiene que ver con que sea tu tiempo libre? Además, cuando llegues, conversá sobre los horarios de comida, recreación y hora de dormir. Pensá que estás compartiendo con otra gente y, tal como en CouchSurfing, hay asuntos que respetar (o a veces no).

8. Y si te quedaste con ganas de más consejos… acá tenes un post del blog de MovingWorld (está en inglés).

Si tenés otras páginas o sugerencias, ¡decime que agrego!

Acerca de 

Cuando hice mi primer viaje de mochilera a los 18 años entendí que viajar era mucho más que algo que quería hacer sólo quince días al año. Cuando, dos años después, hice un voluntariado en Kenia, me di cuenta que aportar un granito de arena era algo que no podía dejar de lado.

Desde 2011 viajo y escribo en este blog: para compartir, para mostrar, para aprender, para entender. Escribo porque me gusta, porque lo necesito y porque es mi trabajo para seguir viajando.