feliz-cumpleaños-veo-veo-mi-vida-en-una-mochila

VEO VEO#12: FELIZ CUMPLE, PARA VOS Y PARA MÍ

feliz-cumpleaños-veo-veo-mi-vida-en-una-mochila
4:45 Suena el despertador. Lo apago.
5:00 Suena el despertador. Lo apago.
5:14 Abro cierro los ojos abro cierro los ojos me estiro corro la frazada me acomodo vuelvo a taparme.
5:16 Abro cierro los ojos abro los ojos me estiro voy al baño me siento a escribir. Buen día, día.
6:00 Abro el archivo “LITERATURA ALTERNATIVA” (parece que lo escribí en mayúscula como para no perderlo de vista), busco una mini porción de la torta ¡vegana! de plátano que hice ayer. Tiene un gusto a no sé qué que me gusta -o es la excusa que uso para darle rienda suelta al antídoto a mi ansiedad.
6:45 Ataco de nuevo la torta
7:30 Termino de redactar la charla y mi hoja de vida. Destinatario asunto adjunto enviar. Demoré menos de lo que creía.
7:01 Abro Evernote para escribir la nota del diario para este finde y se me traba. Cierro los ojos mientras se soluciona.
7:20 Abro los ojos y el circulito de “pensando” sigue dando vueltas. Lo cierro lo abro. No sé qué escribir. Armo el bolso. Me cambio.
8:43 Salimos a buscar mis libros
9:20 Veinticinco hijitos esperan por mí, envueltos en papel madera, marcados con su nombre: “Crónicas por Latinoamérica”.
10:24 Me despido de Santi y voy a la esquina a tomar un bus.
11:17 Estoy parada en el lugar más decente que encontré (mentira, no es aceptable para nada) de Panamericana para hacer dedo. Los autos me revuelven el pelo, los camiones me hacen bambolear, las camionetas me hacen seña de luces. Nadie para.
11:30 Creo que sería mejor tomar un bus que me lleve un poco más afuera de la ciudad…
11:38 Frena una camioneta al grito de “¡Ibarra!”.
12:05 “Los argentinos se creen que no son Latinomericanos, ven al resto por encima de los hombros. Los hombres y las mujeres son diferentes, los hombres no acoeptan cualquier trabajo, sólo quieren algo fácil”, me dice Marcelo,  el señor que me levantó. No sé qué decirle, no me siento identificada. Por lo menos me lo dice en buena onda, no con enojo hacia nosotros. Por lo menos…
12:34 Marcelo, es de lo más simpático, me habla todo el camino y yo lucho por mantenerme despierta. Siento que me pegaron un puñete en los ojos, hasta mandar un mensaje de texto es todo un desafío.
13:23 “Muchas gracias, un gusto, ¡deséeme suerte!” “A una chica guapa como tu no puede irle mal” Si usté lo dice…
13:55 Me acomodo en un sillón de la sala de wifi de un centro comercial. Quiero quedarme a dormir ahí.
14:18 Me llama Gabi, mi host de CouchSurfing, ya llegó a la casa.
15:00 Necesito dormir. Veo una cama y caigo redonda.
15:15 Suena el celular. ¿Justo justo justo ahora tenía que ser? Me dicen que tienen una llamada perdida de mi número… ajam, estaba durmiendo. Mi celular tiene vida propia parece.
15:17 Suena el celular. ¿Enserio?
15:30 Suena el despertador. Cinco minutitos más, porfa.
16:38 Salgo a la Casa de la Cultura con el corazón acelerado por el calor, el miedo y los nervios.
16:53 “Hola, estoy buscando la charla de literatura alternativa…” “Sí, es acá, pase” me responden. “Yo soy una de las disertantes…” digo casi con la cola entre las patas. Creo que no se esperaban una chica de 25 años vestida con calza, zapas deportivas, buzo y mochila al hombro (perdón, pero es lo único de ropa que llevo en el viaje). Yo hubiese reaccionado igual: todos tenían de 50 para arriba y estaban de traje.

17:30 Abre el discurso la talentosa escritora (?) Natalia Bainotti, de Argentina

Trágame tierra, mi charla era para ir después de un señor que iba a hacer una introducción sobre qué era la literatura alternativa y yo iba a retomar sobre los blog. El señor no pudo ir, nadie me avisó y en una milésima de segundo cuando me di cuenta que yo empezaba tuve que reestructurar la charla en mi cabeza (a lo Angie *entra en pánico le da taquicardia tumba el vaso con agua moja la mesa la echan de la charla*). Detalle: el público eran 40 personas, de las cuales el 80% eran señoras de más de 70 años. ¿Cómo explicarles de forma sencilla qué es un blog, qué es literatura alternativa, qué es autopublicación, qué literatura de viajes?

Pero les expliqué que en el 2000 la web empezó a llenarse de blogs, que a diferencia de otros soportes es un espacio bastante personal, que permite mucha cercanía entre el bloguer y el lector; les conté que cada vez somos más, que el blog es un boom y los hay de todo tipo (¿alguna vez se dieron cuenta?), les conté que los mantenemos actualizados constantemente  y que son un espacio de expresión único.

¿Y saben qué más les conté? Les dije que la literatura alternativa, al ser alternativa en contenido, también podía ser alternativa en creación, y que los blogs sirven como un espacio de creación literaria. Y, les conté de nuestro grupo, que empezó con el veo veo y hoy es una pequeña enorme comunidad de creación, liberación, descubrimiento y creatividad. Les conté de Los escribidores también, un espacio único de creación conjunta. Les dije que a veces algunos creen que lo alternativo es lo rebelde, pero mucho de eso rebelde termina siendo tradición en las futuras generaciones. ¿Quién sabe si no somos unos adelantados a los contemporáneo con veinte años de adelanto? 

Así que feliz cumple, a vos veo veo y a mí viajera-escritora-perseguidora de sueños (fuaaaa) (dejémoslo en hacedora de lo que me gusta =)) porque más que cumplir años, cumplimos una etapa, un ciclo: vos como espacio de creación e interaconexión, yo como… como… no sé, como alguien que trata de hacer lo que le gusta, que publicó su primer libro (yeahhh!), que va a cambiar su forma de viaje radicalmente con este nuevo cumpleaños.

*

Y ya que estamos de cumpleaños, soplo las velitas y pido los tres deseos: por más viajes, por más libros, por más sueños.

*
Este post forma parte del ¡Veo Veo!, un juego donde cada mes escribimos sobre un tema escogido previamente. ¿La idea? Volver a ser niños, jugar con las palabras, inventarnos historias, conocer otros lugares, encontrar nuestra voz. Si querés unirte, podés sumarte al grupo en Facebook.

Acerca de 

Cuando hice mi primer viaje de mochilera a los 18 años entendí que viajar era mucho más que algo que quería hacer sólo quince días al año. Cuando, dos años después, hice un voluntariado en Kenia, me di cuenta que aportar un granito de arena era algo que no podía dejar de lado.

Desde 2011 viajo y escribo en este blog: para compartir, para mostrar, para aprender, para entender. Escribo porque me gusta, porque lo necesito y porque es mi trabajo para seguir viajando.