palita en la playa

NIÑOS POR UN RATO

Una mañana, después de haber jugado ninja (un juego muy divertido y sencillo, en donde todos quedan como estatuas y por turnos hay que tratar de eliminar a los otros pegándoles en las manos) la noche anterior con otros chicos del hostel, y volver a jugarlo en versiones pingüino-ninja, bailarina-ninja, A-ninja, alien-ninja, electro-ninja y ya no recuerdo cuántos otros más con una nenita de siete años de Dinamarca, escribí en mi cuaderno, en la página siguiente a la que ella me había dibujado animales (reales e imaginarios): “Si de Huanchaco me quedó algo, es la tranquilidad, el mar, las nenas [del hostel] y los juegos. Me volví a divertir y a reir como una nena, a jugar como cuando era chiquita, a la inocencia de los primeros años”.

huanchaco-peru-nati-bainotti-mividaenunamochila

¡Gracias Hostal Sudamérica! Si van a Huanchaco, se los recomiendo: está frente al mar, los dorms salen S/15 y se puede acampar en el techo por S/10. Tiene duchas con agua caliente, wifi, cocina, y un patio grande y relajado donde todos se pasan la tarde, y algunas noches hay música en vivo. Pueden ver fotos en su Fan Page o en Trip Advisor.

Acerca de 

Cuando hice mi primer viaje de mochilera a los 18 años entendí que viajar era mucho más que algo que quería hacer sólo quince días al año. Cuando, dos años después, hice un voluntariado en Kenia, me di cuenta que aportar un granito de arena era algo que no podía dejar de lado.

Desde 2011 viajo y escribo en este blog: para compartir, para mostrar, para aprender, para entender. Escribo porque me gusta, porque lo necesito y porque es mi trabajo para seguir viajando.