atardecer fluor farellones

COLECCIÓN DE ATARDECERES

farellones-chile-nati-bainotti-mi-vida-en-una-mochila (9)

En el curso de la vida de una persona puede haber no más de media docena de ocasiones en las que puede mirar hacia atrás con la certeza de que justo ahí, en ese momento, no había espacio para nada más que felicidad en su corazón. –
Ernestine Gilbreth Carey

*

Domingo, 6pm.

– Qué hacemos esta tarde?
– Mmm vayamos a ver el atardecer a Falsa Parva.

Dos horas después de caminar en medio de las nubes y la neblina, estábamos ante uno de los atardeceres más flúor que vi. El cielo era como un sándwiche: nubes debajo, nubes arriba, y el sol y los naranjas y los amarillos y los fucsias, eran el relleno.

Como leí alguna vez:  “La belleza abrupta del vivir cotidiano es en esencia tan mágica y rotunda que resulta imposible de imitar a propósito.”

Ya tengo varios atardeceres que me dejan con esa impresione. De a poco voy armando mi colección de atardeceres farellences.

Acerca de 

Cuando hice mi primer viaje de mochilera a los 18 años entendí que viajar era mucho más que algo que quería hacer sólo quince días al año. Cuando, dos años después, hice un voluntariado en Kenia, me di cuenta que aportar un granito de arena era algo que no podía dejar de lado.

Desde 2011 viajo y escribo en este blog: para compartir, para mostrar, para aprender, para entender. Escribo porque me gusta, porque lo necesito y porque es mi trabajo para seguir viajando.