arepas con queso y cafe

COLOMBIA EN 10 PALABRAS

Cuando estoy fuera de Argentina (o veces mismo estando en Argentina pero no en Rafaela), lo que más extraño -además de mi familia y amigos, obvio- es la cerveza fría con maní en los bares, los domingos en familia, la pizza, la comida de mi mamá, lo extrovertido de la gente, tomar tereré con mis amigas, el dulce de leche, mi perra… Varias son cosas típicas de Argentina, que uno normalmente en el día a día no se da cuenta pero marcan nuestra esencia, nos identifican como país y cultura. Creo que muchos argentinos que están o estuvieron viviendo afuera deben extrañar lo mismo o varias de estas cosas (y poniendo en primer lugar el fernet, el mate y el asado que a mi, como rareza argentina, no me gustan).

Tereré & Cía

Y lo mismo pasa con muchas personas cuando se van de su lugar por un tiempo. Uno extraña, siente falta de sus cosas. Muchas veces encontrás algo parecido, pero no es lo mismo.Lo remplaza, haces de cuenta “como si”, pero en el fondo sabemos que no es lo mismo.  Antes del viaje, cuando escuchaba a mis amigos colombianos suspirando cuando se acordaban de su café, sorprendiéndose de la poca variedad de frutas que tenemos por estos lados, extrañando su plato de arroz con frijoles cotidiano, o hablando bondades de su país, siempre me sacaba una sonrisa al escucharlos hablando con tanta nostalgia, tan bien y con tanto amor por su país.

Ahora, después del viaje, me doy cuenta que eso mismo que ellos tanto extrañan estando fuera, son las cosas más características -o por lo menos las que yo encontré más características- de Colombia. Cosas que los identifican, lo primero que se me viene a la cabeza cuando pienso en Colombia y mis días allá. Acá va.

1. AMABILIDAD

Es increíble lo amable que es la gente. Los primeros días no dejaba de sorprenderme, las personas eras súper amables en situaciones que uno no se lo espera y con cosas con las que uno no está acostumbrado. Atentos, serviciales, siempre con una sonrisa, dispuestos a ayudar a uno en lo que puedan. No importa dónde o cómo, me ha sucedido en el aeropuerto, en la calle, en las casas, en el bus, en un shopping, estando perdida, en un camping, caminando en un parque… Capítulo aparte cómo me recibieron en todas y cada una de las casas, sin importar si ya me conocían, si hacia casi 4 años que no nos veíamos o si me abrían las puertas sin conocerme. Sentir que estás como en casa es impagable 🙂
 
Con la familia de Cris. Imposible sentirme más a gusto, una nieta más…Cómo me atendieron, se preocuparon por mí, me hicieron sentir parte 🙂
 

2. CAFÉ

Solo, con leche, frío, caliente.. acá lo toman a toda hora, con calor incluido. Y para mí, que nunca me gustó el café, fue algo nuevo. No es que ahora me haya vuelto fanática, pero en Colombia es más suave, además de que lo toman como los argentinos tomamos mate prácticamente.
 
cafe-colombia
La compañía en alguna espera en el aeropuerto.

3. FRUTAS

Granadilla, guayaba, feijoa, lulo, arazá, tomate de árbol, nísperos, maracuyá, mango, coco, carambolo, guanábana y quien sabe cuál más. Todas las semanas descubría alguna nueva.  Frutas a toda hora: desayuno, almuerzo, snack. En las casas, en la calle, en los restaurantes. Y no sólo como fruta entera, la consumen en ensaladas junto con las comidas, en jugos. Uno va a un restaurante, y en general la última opción que alguien pie en agua, ya que la carta se extiende a un lista de muchos jugos y sus mezclas. Hasta el almuerzo en el lugar más básico tiene jugo de fruta incluido.

 
comida-colombia-frutas
Ensalada con lechuga…frutas, queso y pasas.
frutas-comida-colombia
Papaya, maracuya y naranaja para el desayuno.
platano-asado-comida-colombia
Plátano asado con queso (L)
 

4. RELIGIÓN

Me sorprendió ver cuán religiosa es la gente, sobretodo para las generaciones más grande. En cada casa de familia a la que fui, tenían una biblia en un atrio en el living e imágenes de santos y vírgenes.


iglesia-relegion-colombia
En alguna iglesia en Manizales
manizales-nati_colombia
 
 

5. VERANO

Calor, sol, clima tropical. Uno piensa en Colombia y su clima y se imagina eso. Piel bronceada, playa, el sol pegando en la piel… pero una vez allá, muchas veces el calor es CALOR enserio, y en otras ciudades el calor tira mas hacia lo templado. Si uno llega a Bogotá creyendo que va a estar todo el día en short y musculosa, se equivoca. Hay varias ciudades, como esta o Manizales, que por más que sea verano, los días son de 14°C y el clima es más una mezcla entre otoño y primavera. Sol, nubes, llovizna, de nuevo sol, llovizna, viento, sol y llovizna a la vez. Tenés que salir con mangas cortas, buzo y paraguas o impermeable, ya que se necesita todo a lo largo del día. Así y todo, el primer día terminé con los mejillas y los brazos rojitos por el sol. 

6. AREPAS

Inflatable, base en la mesa de cualquier colombiano. Si no es todos los días, casi. Me volví fanática n°1 de las arepas, eso de pasar por la calle y comprarle al señor que las está haciendo en el momento sobre una parrilla, las arepas de chocolo de Manizales,  las que compraba en Cartagena con el vaso de limonada.
 
arepas-comida-colombia
Nuestras arepas haciéndose en gredas en horno de barro, Manizales.
arepas-comida-colombia
Arepas con queso y huevo, pan de queso y chocolate. Todo recién hecho y horneado.
 

7. ARROZ 

Los otros infalibles, indispensable de la dieta diaria en Colombia. Son tan parte de la comida de ellos, que ya muchas veces escuché amigos diciendo “sin arroz siento que no comí”.  Y yo me pongo a pensar, ¿cuántas veces como arroz en casa? ¿soy yo, es mi impresión o realmente en Argentina comer arroz no es algo de todos los días (bueeeno, la época de estudiante es otra cosa)? Si en Argentina el pan nos acompaña en la mesa, acá el arroz es su mejor amigo.

arroz-pescado-colombia
Pescado con arroz de coco, patacones y ensalada, en la playa en Cartagena

8. NATURALEZA

Montañas, mar, nieve, lagunas, llanuras, selva, valles, ríos, islas, playas. Colombia es uno de los países con mayor biodiversidad mundial, es increíble todo lo que se puede encontrar en un sólo país, la variedad de ecosistemas y paisajes que hay en un sólo país. No hay con qué aburrirse… ¿te gusta el buceo? Andá a Taganga. ¿Te gusta el trekking? Ciudad Perdida o Los Nevados como para empezar. ¿Te gusta la playa? San Andrés, Tayrona. ¿Pensabas en selva? Está el Amazonas ¿Más mar? No sólo tienen Caribe, también tiene costa al océano Pacífico.
 
valle-cocora-colombia
Valles verdes…
cascada-manizales-colombia
Cascadas…
nevados-colombia
Ríos…
cartagena-playa-colombia
Mar cristalino…
taganga-colombia
Bahías…

taganga-colombia

Lugares de buceo…
tayrona-colombia
Bosque…
tayrona-colombia
Bichos…
tayrona-colombia
Arañas…
tayrona-colombia
Vistas…
paramo-nevados-colombia
Páramo

9.  6:30

La luz del sol a a esa hora ya está a pleno, y la vida diaria ya está empezando. Mucha gente se levanta 5:30, y en los parques se puede ver gente corriendo y haciendo ejercicio a las 7am como si fuesen las 10am en Argentina (si es que pasa), pero el ritmo por seguro que a las 7am en Colombia, es recién nuestro ritmo de las 9am. También está el hecho de que para ellos, el día termina a las 10 u 11, hora en la que la gran mayoría esta durmiendo. La cena  -o comida como le dicen acá- es 7 u 8pm, entonces bastante rato antes de medianoche ya están durmiendo. A mi segundo día de estar ahí y acostumbrarme a ese ritmo -cena temprano, acostarme temprano, sol desde temprano- ya me despertaba sola a las 6:30 todos los días.

10. MÚSICA

Vallenato y cumbia colombiana en las chivas (buses multicolores, más grandes que las busetas), en shows callejeros, en las discos. Los colombianos aman bailar, menear, y con la sonrisa permanente y la alegría que portan y cómo mueven las caderas, está música es su mejor representación.

cartagena-colombia
Show callejero en Cartagena
cartagena-colombia
cartagena-colombia
 
Definitivamente Colombia se robó un pedacito de mi corazón. Su gente, su comida sus lugares, su música… y sobetodo, lo que me falta conocer.

Acerca de 

Cuando hice mi primer viaje de mochilera a los 18 años entendí que viajar era mucho más que algo que quería hacer sólo quince días al año. Cuando, dos años después, hice un voluntariado en Kenia, me di cuenta que aportar un granito de arena era algo que no podía dejar de lado.

Desde 2011 viajo y escribo en este blog: para compartir, para mostrar, para aprender, para entender. Escribo porque me gusta, porque lo necesito y porque es mi trabajo para seguir viajando.