Con el señor del puesto de Çiğ köfte, que mientras estuve ahí se la pasó haciendo imitaciones de relatos de Maradonna metiendo goles (!)

Escribe un comentario con tus opiniones