IDIOMAS RAROS SI QUE LOS HAY

IDIOMAS RAROS SI QUE LOS HAY

Y acá viene el segundo foto-post, con todos los idiomas que me crucé a lo largo del viaje.. algunos más transparentes, algunos que empecé a entender después de unos días, algunos totalmente incomprensibles, algunos que deducía por lógica, algunos que aprendí algo a la fuerza para entender algo, algunos que me sorprendieron, algunos que me parecieron impronunciables, algunos raros, algunos más sencillos…en fin, un recorrido por 5 meses prácticamente sin ver, ni escuchar, ni hablar español. Por suerte, existe el inglés y el lenguaje gestual 🙂

austria-efecto-doppler
Para los que viero el capítulo de The Big Bang Theory (o lo conocen por otros motivos más académicos)… placa en conmemoración al científico que creó/descubrió el famoso “Efecto Doppler”. Salsbugo, Austria
Praga, República Checa
Calles… en húngaro, el segundo idioma más difícil del mundo después del chino.
Budapest, Hungría
Me pareció tan gracioso… “En venta”. Budapest, Hungría
 
Borrosa 🙁 Puesto de verduras en el mercado. Praga, República Checa
 
Nunca pensé que en esta parte del mundo iba a encontrar un idioma tan parecido al español (el rumano es un idioma latín). No les puedo explicar mi sorpresa cuando recién llegada estaba en un tren y entendí 100% una publicidad. Bucarest, Rumania.
 
Think global, act local.. Mc Donalds en Sofia, Bulgaria
Cartel con indicaciones viales. No está fácil tener estos carteles en búlgaro y tener un mapa en inglés. Sofía, Bulgaria.
Cartel de promo de Cumbre de Liderazgo y Desarrollo, en la oficina de AIESEC. (Mart NO es martes como yo pense varias semanas…) Esmirna, Turquía.
idioma-turquia-mi-vida-en-una-mochila
Cartel de prohibido estacionar en el Ágora. Esmirna, Turquía.
Cartel de la calle. El Cairo, Egipto.
Reloj en el metro, números en árabe. Hasta para entender precios tuve que aprender algo.
Giza, Egipto.
 
Sin embargo, a pesar de todas las diferencias, descubrimos que en muchos idiomas hay palabras que se dicen prácticamente igual y empezamos a hacer la lista (de la que no me acuerdo todas las palabras): club, música, crema, fútbol, chocolate, sexo, problema, disco, … ¿se les ocurre alguna más?

Acerca de 

Cuando hice mi primer viaje de mochilera a los 18 años entendí que viajar era mucho más que algo que quería hacer sólo quince días al año. Cuando, dos años después, hice un voluntariado en Kenia, me di cuenta que aportar un granito de arena era algo que no podía dejar de lado.

Desde 2011 viajo y escribo en este blog: para compartir, para mostrar, para aprender, para entender. Escribo porque me gusta, porque lo necesito y porque es mi trabajo para seguir viajando.